Tecnología en el fútbol. ¿Para qué?.

La tecnología ha llegado a todas las facetas de la actividad humana. O casi a todas. El deporte, no podía sustraerse a esa ola incontenible de digitalización, tecnologización y “big data”, que lo ha engullido todo. Quizás sea el signo de los tiempos, pero la realidad es que sin haber llegado aún al primer cuarto del siglo XXI, ya tenemos a nuestro alcance soluciones informáticas para hacer más productivo y más “fácil” nuestro trabajo de entrenadores. Hoy disponemos todos de un smartphone, que no deja de ser un potente ordenador de bolsillo con la función extra de poder hablar a través de él. Hoy todos tenemos tablets, ordenadores portátiles, ordenadores de sobremesa, cámaras de acción diminutas, etc… Hoy es accesible tener un dron, con cámara 4K incorporada, -pero con limitaciones de áreas de vuelo y de autonomía muy limitada, que nadie te explica…-, y podemos acceder a infinidad de software adaptado a la actividad deportiva. Para deportes de equipo o para deportes individuales; para mejorar el drive en el tenis, para ser como Rafa Nadal,  o para hacer jugar a tu equipo como el Manchester City, de Pep Guardiola, miles de empresas, con decenas de miles de productos han llegado al mercado para quedarse. Estar al día es una tarea prácticamente imposible, por que mientras estás leyendo este artículo, cientos de productos están viendo la luz de un mercado que crece de manera exponencial.

Cabe preguntarse si esta fiebre tecnológica es la panacea, la solución de todas las necesidades que tenemos como profesionales y la respuesta es obvia; no. Cabe cuestionarse sobre qué hay que hacer con toda esta avalancha de productos, servicios y programas informáticos y nuestra recomendación es que uses el sentido común, que pienses antes de decidir y que, muy importante, consultes con especialistas para ver que tal les ha ido a ellos.

Las nuevas tecnologías no pueden substituir un abrazo a un jugador que lo necesita. Ni pueden tener la misma eficacia que una conversación pausada con aquella jugadora que está pasando un momento de crisis en su juego, posiblemente también en su vida. No hay app’s para transmitir pasión, compromiso o entrega. Ni hay software para generar un buen ambiente en el vestuario, en el club y en su entorno. La tecnología no puede ni debe sustituir a las personas.

Puedes, diría que debes, apoyarte en ella para planificar tus entrenamientos o la gestión del club. Puedes, diría que debes, aprovechar que se hacen más simples y más efectivos los sistemas de captación de imagen, para ver a tus rivales, analizarlos y tener más opciones de vencer, si ese es tu objetivo. Puedes, y creo que debes, usar la tecnología para apoyarte en ella, no para que te resuelva la vida.

Amigo, amiga, la vida de un entrenador es mucho más rica que estar pegado a un dispositivo todo el día.

Comparte este artículo

Deja un comentario